. Niños, niñas y adolescentes tienen derecho:

  • A ser oídos en todos los asuntos que los afecten.
  • A que su opinión sea tenida en cuenta según su edad y su madurez.
  • A tener un/a abogado/a que represente sus deseos, necesidades e intereses personales e individuales en cualquier procedimiento que los/as involucre (civil, familiar, administrativo o cualquier otro).

Siempre que un/a niño/a se vea involucrado/a en un proceso tiene que ser informado/a de su derecho a ser oído/a y representado/a por un/a abogado/a propio, preferentemente especializado en niñez y adolescencia, que debe responder a los intereses y la voluntad del niño/a y defender sus derechos, independientemente de lo que quieran los/as adultos/as.

Si el/la niño/a tiene edad y madurez suficiente, puede elegir a un/a abogado/a de su confianza. Además, si no cuenta con recursos el Estado le debe designar un/a abogado/a gratuito/a.

Algunas de las instituciones que brindan patrocinio a niños, niñas y adolescentes son:

Podés comunicarte con esta Defensoría del Pueblo a través de las siguientes vías: